ENCUENTROS POÉTICO-ARTÍSTICOS de OTOÑO en LA LOBERA DE GREDOS (desde 2007)


Blog abierto en noviembre de 2009
Gracias por los comentarios y la participación activa
WEB de La Lobera de Gredos: http://www.laloberadegredos.com/home.php
Coordinación: Ángeles Fernangómez
____________________________________________

SEGUIR POR E-MAIL (suscríbete):

SEGUIDORES DEL BLOG:

lunes, 25 de enero de 2010

LA LOBERA DE GREDOS

Laura Gómez Recas (2008)


El rojo sólo es la excusa para abrir el amarillo

entre el verde sinuoso de los árboles.

Y, tras el rojo, entreverados,

se asoman los ocres, los naranjas

y el pardo vivo que se arrima

a la procacidad del dorado.

El otoño reside entre la fertilidad de los frutales

amancebados con la lúbrica humedad del gris.

Se acaricia la manzana; y se mastica,

entre bocados zumientos, el madroño.

Ana quiere un membrillo caído, desterrado de la copa,

inválido y acosado por el insecto.

Sonreír no tiene mérito bajo esta fronda

abotargada de palabras que se insertan a las nubes.

Vivir es sencilla labor que nos hace mendicantes del minuto;

sólo la piedra es eterna y la tímida luna

nos recuerda que somos arcilla perecedera.

La roca de Los Galayos atalaya las miradas

y la noche se hace verso para dormir en el regazo

del elemento natural que entraña un árbol.

La sencillez de la palabra y de la nota,

navegante del oleaje del aire,

dejan tras sí una estela de luz inolvidable,

Estela,

que seguirá tu rumbo hacia el cielo

donde la Polar no puede verse.

Llueve, después escampa, el sol abriga,

la vía láctea cimbrea sobre la noche adormecida,

las horas se hacen cómplices del alma

y se tallan las miradas y el abrazo

en el ángulo íntimo donde el sentimiento

trascenderá a la muerte del otoño.

Subsistirá grabado sobre una hoja amarilla

posada en la calidez de la madera,

vínculo entre los nenúfares inmóviles

y la torrentera que desboca el agua hacia un poema.

.

1 comentario:

  1. Me he puesto a releer este poema, Laura, y... me descubrí cayendo, y después caída, en un sueño en ese Paraíso con el que yo comparé en mi poema a La Lobera. Estaba allí, y me sentía sensual, natural, feliz y limpia. Me sentí como me gusta sentirme.
    Gracias, Laura.
    Besos

    ResponderEliminar

ESTE BLOG NO ACEPTA COMENTARIOS ANÓNIMOS QUE NO SE IDENTIFIQUEN EN SU INTERIOR. SERÁN SIEMPRE RECHAZADOS.